AMDPress.- El presidente de ElPozo Alimentación, Tomás Fuertes, asegura que el sector de elaborados cárnicos “se ha adaptado a los grandes cambios que se han producido en nuestro país en el ámbito de la distribución. Hoy, lo que hace diez años era una tendencia, la concentración de la distribución, es una realidad que ha exigido a sus proveedores un mejor servicio a nivel nacional e internacional”.

Según ha indicado en una entrevista publicada en el número 1496 de ARAL (octubre 2003), hay que “tener claro que esta carrera de fondo continúa y que las empresas cárnicas hemos de poseer una visión de futuro y dimensionarnos paralelamente al aumento de las necesidades por parte de la distribución. Esta dimensión no hay que verla sólo desde el punto de vista del tamaño, sino como un conjunto de factores necesarios para el buen funcionamiento de las empresas. Es decir, tenemos que intentar contar con una buena combinación de capital intelectual, capital económico e innovación”.

En lo que se refiere al futuro del sector, Tomás Fuertes ha señalado que “su evolución pasa por dar una respuesta eficaz a las nuevas tendencias de los consumidores del siglo XXI, que demandan platos fáciles de preparar, comida sana y garantía de calidad, fundamentalmente. En definitiva, soluciones”.

El Grupo Alimentario ElPozo tiene sus orígenes en 1936 en una charcutería ubicada en la plaza de El Pozo de Alhama de Murcia. Más de 75 años después de la función y casi 50 más tarde de la puesta en marcha de su primera fábrica de embutidos, la compañía finalizó el pasado ejercicio con una facturación de 394 millones de euros, un 6% más que en 2001.