AMDPress.- La sensación de incertidumbre provocada por recientes crisis alimentarias obligan extremar la información sobre los productos que se consumen, especialmente en cuanto a productos frescos, lo que debe incluir información sobre la procedencia, garantías sobre la trazabilidad, tratamientos a los que han sido sometidos, es decir, un control más riguroso de todos los eslabones de la cadena alimentaria. Estas conclusiones se presentaron en la I Jornada de Debate sobre Productos Frescos, que se celebró hace unos días auspiciada por la compañía holandesa DSM Nutritional Products.

Uno de los participantes en las jornadas, Jesús Román Martínez, presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, recalca la necesidad de tener en cuenta “la importancia de la credibilidad de los mensajes relacionados con la salud emitidos por las industrias alimentarias, así como la necesidad creciente de adaptarse a las necesidades de la población y a las demandas científicas y sanitarias para contribuir a la mejora de la salud de la sociedad”.