La industria española de elaborados cárnicos alcanzó en 2000 una cifra de producción de 989.624 toneladas, lo que representa un crecimiento del 8% respecto al año anterior, según los datos de Confecarne, organización que agrupa a la Asociación de Industrias de la Carne de España (AICE) y a la Federación Catalana de Industrias de la Carne (FECIC).

Para esta organización cárnica, la mayor de España, esta evolución se debe al constante aumento de las exportaciones y a una mayor diversificación de la producción, destacando el incremento en la elaboración de platos preparados cárnicos. España es además el primer productor de jamón curado del mundo, con una producción de más de 33,2 millones de piezas, entre jamones y paletas curadas.