AMDPress.- El Pleno del Parlamento Europeo ha aprobado la modificación de una propuesta de la Comisión sobre aditivos, en la que permite excepciones nacionales para productos elaborados de manera tradicional, bajo determinadas condiciones. Entre éstas se incluyen el jamón, la paleta curada, el lomo embuchado y la cecina. El informe endurece la posición frente a ciertas sustancias y permite otras hasta ahora no contempladas.

Además, se llegó al consenso en uno de los temas que parecían más polémicos, las exenciones que se permitirían en caso de niveles máximos de nitritos y nitratos (conservantes permitidos en ciertos alimentos cárnicos), que se ha resuelto con la adopción de los eurodiputados de ciertas enmiendas de compromiso. Así, serán sometidos a un mayor control y tratados como cantidades añadidas y no como niveles residuales, tal como recomienda la AESA.

Por otra parte, el texto aprobado abre posibilidades a otros productos como el pullulan (polvo blanquecino de origen natural), que, a partir de ahora podrá ser utilizado como sustituto de la gelatina. Asimismo, se permitirá el uso del antioxidante TBHQ y del octenil succinato sódico de almidón. Sin embargo, no se permitirá el uso de los antibióticos nisina y natamicina como aditivo alimentario y se ha dejado sin resolver la nueva evaluación del aspartamo como edulcorante.

Por otro lado, la nueva directiva servirá para actualizar las disposiciones vigentes sobre el uso de sulfitos en crustáceos cocidos, uvas de mesa y lichis. El Parlamento Europeo pidió además una reforma del etiquetado destinada a informar a los consumidores de la presencia de hemicelulosa de semilla de soja en los productos, para facilitar las opciones a las personas alérgicas.