El Parlamento Europeo ha aprobado la nueva directiva comunitaria que regulará la comercialización de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en Europa, poniendo fin a la moratoria impuesta de facto, no de forma legal, que desde 1998 los Quince venían aplicando sobre la venta de este tipo de productos, debido a la falta de acuerdo sobre la idoneidad de la legislación anterior. La nueva normativa da luz verde a la comercialización de transgénicos pero endurece y refuerza los controles para garantizar la protección del medio ambiente y la salud de los consumidores.