La Comisión Europea manifestó ayer que se está barajando la hipótesis de la transmisión de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) a los corderos. El portavoz de Sanidad y Protección de los Consumidores, Beate Gminder, explicó que “en condiciones experimentales, si se proporcionan priones infectados a los corderos, éstos pueden mostrar síntomas del mal”.