La industria agroalimentaria es una de las grandes exportadoras de la UE y por ello la Comisión Europea siempre trabaja para lograr ventajas específicas para este sector en los acuerdos comerciales internacionales. En la localidad palentina de Aguilar de Campoo se ve un reflejo de estos esfuerzos: Galletas Gullón se beneficia siempre que puede de acuerdos comerciales, como por ejemplo el existente con Argelia, para exportar sus productos y mejorar su competitividad en los mercados internacionales.

Galletas Gullón es una firma centenaria que constituye un auténtico motor para la Comarca de la Montaña Palentina y que mantiene viva la tradición galletera de Aguilar de Campoo tras la fuerte crisis vivida en los años 80 y 90 del pasado siglo. Las exportaciones son fundamentales para explicar la fuerza de esta empresa que facturó 312 millones de euros en 2015, el 37% de los cuales provino de las exportaciones.

Galletas Gullón es uno de los nuevos importadores de galletas de mayor éxito en Argelia, gracias a su apuesta por la calidad y la I D i, desarrollando productos que se adaptan a los gustos y hábitos de consumo de la población argelina, mayoritariamente musulmana, rompiendo prejuicios en torno a la dificultad para triunfar entre las preferencias de consumo de este tipo de sociedades. Las cifras no dejan lugar a dudas: en el año 2011 facturó en ese mercado 1,1 millones de euros y desde ese momento ha experimentado un crecimiento promedio del 36%, hasta llegar a los 2,2 millones de euros de facturación en 2015. Y las perspectivas de incrementos en los próximos años son similares.

Félix Gullón, responsable de Exportaciones de Galletas Gullón, lo tiene claro: "Para nosotros los Tratados de Libre Comercio son fundamentales no sólo por la eliminación de aranceles (en el caso de Argelia oscilan entre un 25-30% para fabricantes de galletas no cubiertos por este tipo de acuerdos) sino por las restricciones. Por poner un ejemplo, en un país como Filipinas donde la influencia de la gastronomía española es notable tenemos que registrar todas nuestras líneas de producto uno a uno y esto nos lleva como mínimo un año. Nosotros no tenemos miedo a los Tratados de Libre Comercio sino que son una necesidad para apuntalar nuestro crecimiento".

Para María Teresa Rodríguez Sainz-Rozas, presidenta y consejera delegada de Galletas Gullón, la apuesta por la exportación es clave para entender la situación actual de su empresa: "Las exportaciones a países extracomunitarios son esenciales para continuar con una historia de trabajo que se remonta a 1896 y que se ha caracterizado por la inversión constante en investigación, desarrollo de nuevos productos acordes con criterios saludables y la modernización de nuestras instalaciones fabriles".