La Unión Europea y Mauritania alcanzaron ayer, 1 de agosto, un acuerdo para renovar el convenio pesquero bilateral por cinco años más, es decir, hasta el 31 de julio de 2006. Este nuevo compromiso bilateral, -el más importante para la flota comunitaria después de que fracasarán las negociaciones con Marruecos-, cuya vigencia entró en vigor ayer mismo, permitirá faenar a 190 buques pesqueros de la UE con una contrapartida financiera de 430 millones de euros (71.545 millones de pesetas) para el país africano, a razón de 86 millones de euros anuales. Ambas cifras superan las del convenio anterior, que también tuvo una vigencia de cinco años y permitió la actividad de 120 barcos comunitarios, la mayoría de ellos españoles a cambio de una compensación económica por parte de los Quince de 266 millones de euros (44.258 millones de pesetas).

Uno de los segmentos que se ven más beneficiados en el nuevo convenio es el de los cefalopoderos que contarán con 13 nuevas licencias, pasando de 42 barcos (39 de ellos españoles) a 55, y los atuneros, que aumentan de 57 a 67.

Está ampliación de la flota permitirá a España la reubicación de los busques pesqueros españoles que faenaban en Marruecos.