Las obras de ampliación de las instalaciones de Lácteas del Jarama en el municipio madrileño de Fuente el Saz de Jarama se han dado por finalizadas. Gracias a una inversión cercana a los 4,5 millones de euros contemplada por su plan director PP-150, el fabricante de quesos, más conocido por su marca comercial 'Albe', ha ampliado, de la mano de Inbisa Construcción, sus instalaciones en 3.000 metros cuadrados, además de la urbanización de 500 metros cuadrados de terreno adyacente.

La obra, de 7 meses de duración, ha supuesto una actualización de superficie de la planta original con 8.000 metros cuadrados, destinada principalmente a plataforma logística frigorífica para más de 4.500 ubicaciones en frío y congelado y a nuevas zonas sociales para la fábrica, que incluyen la remodelación de los accesos a las zonas de producción de acuerdo a las más exigentes normas de seguridad alimentaria. Todo ello dotará al edificio de mejoras medioambientales y de eficiencia energética, y mejorará la seguridad alimentaria de los productos fabricados.

La ampliación de las instalaciones ha requerido una planificación exhaustiva, ya que se ha desarrollado sin interrumpir la actividad de la fábrica. Para ello, ha sido necesaria una coordinación especial, teniendo en cuenta los requerimientos de seguridad y sanidad que implican la actuación en una planta industrial alimentaria en funcionamiento.