El sector agroalimentario continúa tirando de las exportaciones españolas, pero los últimos datos demuestran una significativa ralentización, al crecer un limitado 0,4% hasta los 47.405 millones de euros en 2018. Este moderado crecimiento contrasta con el incremento producido en el ejercicio anterior ( 6,5%), así como con la media del decenio 2008-2018 ( 5,5%), y pone de relieve un frenazo en las ventas al exterior de productos agroalimentarios.

La balanza comercial agroalimentaria aporta un saldo positivo, pero desciende respecto a 2017

Respecto a la balanza comercial se ha producido un descenso hasta los 11.042 millones de euros en 2018, frente a los 11.300 millones de euros del año pasado, según se desprende de un informe elaborado por expertos del Máster en Gestión de Empresas Agroalimentarias - Fundación Lafer, en base a los datos provisionales ofrecidos por DataComex (Secretaria de Estado de Comercio). Asimismo, destacar que por primera vez en los últimos años el conjunto de las exportaciones agroalimentarias españolas se comportaron peor que las de nuestros principales competidores en el marco de la UE: Italia ( 1,3%) y Francia ( 2,1%).

Entre los países que redujeron sus compras de productos agroalimentarios a España, conviene destacar el importante descenso producido por Italia (-8%), China (-7%), Bélgica (-5%) y México (-17%). En el caso de Italia esta bajada viene marcada por las ventas de aceite de oliva a granel, mientras que el descenso de las exportaciones al mercado chino, que en total representaron 1.118 millones de euros, supone una señal de alerta al producirse por segundo año consecutivo.

La baja incisión del Brexit

Sorprenden positivamente los datos de exportaciones del Reino Unido que crecen por encima de la media ( 2%) hasta los 3.953 millones de euros, así como los de EEUU, que en pleno contexto de guerra comercial, crecen un 1% hasta los 1.901 millones de euros. Asimismo, destacar el fuerte crecimiento de las exportaciones a tres países, en concreto a Corea del Sur ( 28%), Canadá ( 41%) y Filipinas ( 75%). El principal mercado destino sigue siendo Francia, con unas exportaciones por valor de 7.724 millones de euros ( 2%), seguido de Alemania con 5.593 millones de euros ( 2%) e Italia con 4.847 millones de euros.

Destaca el fuerte crecimiento comercial de Corea del Sur, Canadá y Filipinas

En un análisis más a medio y largo plazo, citar que los mercados de Extremo Oriente (Corea del Sur, China, Filipinas, Japón, Hong Kong y Taiwán) reflejan un gran tirón por los alimentos españoles, alcanzando un valor total por encima de los 3.000 millones de euros. Teniendo en cuenta los resultados de anteriores acuerdos comerciales por parte de la UE, por ejemplo el firmado con Corea del Sur en 2010, conviene estar atentos al potencial que podrían desplegar los futuros acuerdos con Canadá y Japón.

El vino se mantiene en 2018

En cuanto a productos, la evolución de los datos es negativa en los principales sectores exportadores, como son la carne de cerdo (-3%), los cítricos (-5%) y el aceite de oliva (-18%). En cualquier caso, estos tres alimentos siguen encabezando las ventas en el exterior, con cifras todos ellos por encima de los 3.000 millones de euros.

La carne de cerdo, los cítricos y el aceite de oliva caen, mientras el vino se mantiene creciendo ligeramente

La fuerte caída del aceite de oliva, en relación directa con las variaciones de producción y precio medio de exportación registradas en las cosechas afectadas, hacen que pierda el primer puesto como producto exportado, a favor de la carne de cerdo. Las exportaciones de vino crecen ligeramente ( 2%) hasta los 2.957 millones de euros, aunque si se analiza desde una perspectiva más amplia, tomando por ejemplo los últimos cinco años, obtenemos un resultado totalmente distinto. Según este análisis los productos que más han crecido en este último quinquenio son el aceite de oliva ( 9%) y la carne de cerdo ( 8%), mientras que el vino ( 2%) y los cítricos ( 1%), reflejan un cierto estancamiento, al crecer por debajo de la media que se sitúa en el 5%.

La creación de valor y digitalización

En cuanto a los retos del sector en el ámbito de la exportación, se mantiene invariablemente año tras año el de la creación de valor. El destacado incremento de las exportaciones agroalimentarias en los últimos 10 años claramente por encima de nuestros competidores, no se ha visto acompañada por aumentos en el valor medio de los productos exportados. Claro ejemplo de ello es el precio de las exportaciones vinícolas españolas, el más bajo de entre los principales productores a nivel mundial y más de cuatro veces y media inferior al de nuestros vecinos y competidores franceses.

La creación de valor se muestra relevante por la carencia de aumentos de valor medio en los productos exportados

"En el proceso de creación de valor cabe destacar también los casos de empresas que en los últimos años han demostrado su capacidad de forjarse una marca reconocida de alto valor añadido a nivel internacional", recuerda Jaime Palafox, experto agroalimentario y uno de los impulsores del citado informe.

Por último respecto a las tendencias, resulta obvio que la digitalizacion no solo a través del e-commerce, es uno de los temas estrella del sector agroalimentario. Sin embargo, como indica Palafox, "hay que situarlo en su justa medida ya que aunque presenta fuertes crecimientos, actualmente solo representa un 1,5% del mercado de la alimentación en España y en países líderes, como China o Corea del Sur supone el 6,2% y el 19,7% respectivamente". "No parece pues que el e-commerce vaya a acabar con el retail tradicional como algunos auguran sino que más bien que se va a producir un proceso mixto de operadores tradicionales entrando en el comercio online y operadores online entrando en el retail, como ya hemos visto con la compra de Whole Foods por parte de Amazon", recuerda Palafox.