AMDPress.- La exportación española del conjunto de frutas y hortalizas creció un 4% en volumen y un 10% en valor en 2002, al alcanzar 9,1 millones de toneladas y 6.869 millones de euros, según los datos de la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas (FEPEX), elaborados a partir de las cifras de la Dirección General de Aduanas.

Por grupos de productos, las hortalizas vendieron al exterior un 2% menos que en 2001 (3,7 millones de toneladas). Si bien la facturación se incrementó un 5%, hasta 2.921 millones de euros, debido a la mejora de los precios medios, que pasaron de 0,73 a 0,79 euros por kilo. En el descenso del volumen tuvieron especial incidencia la menor comercialización de tomate (-8%) y patata (-11%).

En el apartado de las frutas, las exportaciones alcanzaron los 5,4 millones de toneladas y 3.948 millones de euros, creciendo un 9% y 14%, respectivamente. En este caso, destacó el buen comportamiento del melocotón ( 32%) y la nectarina ( 42%), mientras que las ventas de pera cayeron un 17% y las de fresa, un 4%. El precio medio mejoró en 2002 al situarse en 0,72 euros por kilo.

El principal destino de la exportación hortofrutícola nacional sigue siendo la Unión Europea, a la que se vende el 90% del total. Alemania, Francia, Reino Unido y los Países Bajos son los principales receptores de la producción española.

Por Comunidades Autónomas, el conjunto de Valencia (2.544 millones de euros), Andalucía (2.189 millones) y Murcia (1.303 millones) engloba el 88% del valor total nacional.

En el lado contrario, las importaciones se situaron en 1,5 millones de toneladas en 2002, un 5% menos que en los doce meses precedentes. La patata es la principal hortaliza comprada, mientras que la manzana es la fruta que más procede del exterior. Asimismo, Francia es el primer proveedor de España, seguida de lejos por los Países Bajos.

Para el director de FEPEX, José María Pozancos, estos datos reflejan que el periodo de estancamiento registrado desde 1997 se ha superado, aunque continúa la preocupación por la evolución de ciertos productos que se han de enfrentar a un mercado saturado. En este sentido, Pozanco resalta el incremento de la producción y competencia procedente de los países de la Unión Europea, así como de terceros países. Por todo ello, se hace prioritaria la búsqueda de nuevos mercados, como el japonés o el estadounidense, que siguen cerrados a la exportación por restricciones arbitrarias, según el director de FEPEX.