AMDPress.- Las exportaciones españolas de vino se situaron en 5,06 millones de hectolitros durante los cinco primeros meses del año, en los que se alcanzó una facturación de 555,42 millones de euros, según datos de la Dirección General de Aduanas elaborados por la Federación Española del Vino (FEV). Este resultado supone un incremento del 24,65% en volumen y del 7,8% en valor, con un descenso del precio medio del 13,53% (hasta los 1,1 euros por litro).

Por productos, las ventas al exterior de vino con denominación de origen aumentaron un 6% en volumen (1,33 millones de hectolitros) y un 4,13% en valor (297,4 millones de euros), con precio medio un 1,77% más bajo (quedando situado en 2,22 euros por litro); mientras que los vinos de mesa aumentaron sus exportaciones un 38,8 y 26,53 por ciento, respectivamente (3,05 millones de hectolitros y 133,22 millones de euros), con un descenso del precio medio del 8,51% (hasta 0,44 euros por litro).

Por su parte, las ventas fuera del territorio nacional de cava se situaron en 33 millones de litros ( 29,4%) y 81,65 millones de euros ( 4,93%), con una caída del precio del 18,91% (2,46 euros por litro). A su vez, las exportaciones de mosto aumentaron un 54,5% en volumen (45,3 millones de litros) y un 47,7% en facturación (36,8 millones de euros), vendiéndose un 4,34% más barato (0,81 euros por litro).

Según la FEV, se trata de datos positivos, basados en una reducción de los precios que refuerza el crecimiento en volumen. En esta misma línea se sitúa la Asociación Empresarial de Bodegas de Vinos de España (AVIMES), quien destaca el repunte de los vinos de mesa y de la tierra, que crecieron el 38,3% en volumen (hasta más de tres millones de hectolitros) y el 26,54% en valor (133,2 millones de euros).

Para AVIMES, estas cifras “dibujan una perspectiva muy alentadora”, aunque resaltan que “es el momento de acometer promociones exteriores imaginativas, para rentabilizar las crecientes producciones que aflorarán en esta cosecha, que puede rebasar los 45 millones de hectolitros”. En este sentido, esta asociación ya propuso que se unificasen los esfuerzos promocionales del sector en una nueva estrategia más efectiva en los mercados internacionales, con el objetivo de aumentar un 50% las exportaciones a medio plazo.

AVIMES entiende que se debe realizar un plan basado en que el consumidor internacional identifique en primer lugar la marca país, para después se informar en campañas comunes sobre denominaciones de origen o vinos de la tierra. En este sentido, las asociaciones de bodegueros están impulsado la creación de “Vinos de la Tierra de España”, marca colectiva que permita exportar vinos de mesa de mayor valor añadido a unos precios competitivos.

Por otro lado, el Grupo de Criadores y Exportadores de Vino de Rioja ha anunciado un descenso del 0,38% en las exportaciones durante el primer semestre de 2003, que se situaron en 31,5 millones de litros y 132,4 millones de euros (-0,43%). Por variedades, el vino más exportado fue el joven o sin crianza, con 15,3 millones de litros (-7,4%); mientras que los crianzas aumentaron un 1,05% (hasta 9,1 millones); los reservas alcanzaron los 5,8 millones de litros ( 22,09%); y los grandes reservas descendieron un 3,1%, hasta 1,1 millones de litros.