AMDPress.- Según fuentes de la Asociación de Fabricantes de Harinas y Sémolas de España (AFHSE), la capacidad productiva que suman las harineras instaladas en España creció en 2002 un 4% (1.000 toneladas/día), a pesar de que se cerraron 10 fábricas. Durante el pasado ejercicio el número total de industrias en España se situó en 221, en tanto que la capacidad productiva de la industria harinera ascendió a 27.921 toneladas/día.

Esta situación es calificada por la asociación como “muy grave” ya que de media sólo se utiliza el 40% del potencial productivo. El sector está “sobredimensionado”, siendo su capacidad productiva muy superior a la demanda real.

La molturación de trigo blando se mantuvo estable en torno a los 2,6 millones de toneladas, con unas ventas de harina algo superiores a los 600 millones de euros, mientras que el valor de los subproductos (salvados) se situó en unos 60 millones de euros.

Las Comunidades Autónomas con mayor capacidad productiva en 2002 fueron Castilla y León, con el 20,55% del total y 44 empresas; sigue Andalucía, con el 18,9% y 33 factorías; Castilla-La Mancha, con el 14,3% y 45 centros; y Cataluña, con el 12% y 27 centros.