AMDPress.- La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha conseguido el compromiso de las industrias lácteas de subir los precios pagados a los ganaderos a partir del próximo mes de septiembre.

Una de las empresas que aplicará esta subida es Puleva, a la que podrían seguir otras como Danone, Nestlé o Pascual, según informa UPA.

Este anuncio pone fin a un perido de 18 meses de bajadas continuas de los precios, lo que ha provocado unas pérdidas a los ganaderos superiores a los 500 millones de euros. Esta situación se ha originado por no existir un compromiso estable entre las industrias y la distribución con los productores para consensuar un sistema definitivo de formación de precios en origen con criterios objetivos, algo que ya sucede en Francia e Italia.

En este sentido, UPA ha valorado el estadio presentado por la Organización Interprofesional Láctea (INLAC) que tiene como objetivo la formulación de una propuesta de modelo de formación de precios de la leche para tratar de evitar las bajadas continuadas del precio a los ganaderos sin razones de mercado que los justifiquen.

El estudio tiene en cuenta la evolución de los precios de los productos lácteos obtenidos por la industria e indicadores del mercado exterior, además del IPC y otras variables. UPA considera que un mayor control de la producción no es garantía suficiente para conseguir una evolución positiva de los mercados, “dado el déficit estructural de leche y de productos lácteos existente en España, que supera los 1,2 millones de toneladas, ya que producimos tan sólo el 80% de lo que consumimos”.