Las ventas de aceite de oliva en España se situaron en 352,4 millones de litros en el pasado año 2000, lo que supone un descenso del 1,36% respecto al año anterior, cuando se comercializaron 357,3 millones de litros, según los datos de la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac). De los 352,4 millones de litros comercializados, más de 53 millones correspondieron a aceite de oliva virgen extra de un grado, un 23,6% más que en 1999; mientras que 13,9 millones de litros fueron de aceite virgen de hasta dos grados, un 9% menos.