AMDPress.- En 2005 se vendieron más de 222 millones de botellas de cava, de las que 93 millones, el 42%, se destinaron al mercado interior, y 129 millones, el 58%, se exportaron. Las consecuencias del boicot se dejaron notar en las ventas en España, que descendieron un 6,6% el pasado año, mientras que el consumo exterior aumentó un 6,3% respecto a 2004. En total, la venta de botellas de cava se incrementó un 0,46% en 2005 respecto al año anterior.

Gustavo García Guillamet, presidente del Consejo Regulador del Cava, ha hecho públicas estas cifras y ha destacado: “Globalmente, el cava ha superado el boicot, si bien el mercado interior se ha visto gravemente distorsionado en este último año”. En 2006, el principal objetivo del Consejo Regulador será la elaboración de un plan estratégico dirigido al consumidor que divulgue la calidad intrínseca, garantía y prestigio del cava. “Desde el Consejo confiamos en que la situación actual se normalizará y recuperaremos el mercado interior”, asegura García Guillamet.

En los últimos diez años, las ventas de este vino espumoso han pasado de 143 millones de botellas a 222 millones, lo que supone un aumento del 55%. Este crecimiento se debe principalmente a la exportación, que en este período ha aumentado de 60 millones a 128 millones de botellas, registrando un incremento del 112%.

En cuanto a los datos de exportación en 2005, la UE sigue siendo el mercado exterior por excelencia del cava. Los países comunitarios consumieron el año pasado más de 101 millones de botellas, un 78,6% sobre el total de las ventas en el extranjero. En 2005, Alemania fue otra vez el principal consumidor de cava del mundo, con 56 millones de botellas, un 5,7% más que el año anterior, concentrando el 43,6% de las exportaciones de cava. El Reino Unido se sitúa en segundo lugar, con 29 millones de botellas (22,7% de las exportaciones), a pesar de que las ventas en este país han sufrido un retroceso del 5,42% con respecto al año anterior.

Asimismo, durante 2005, el sector del cava realizó un gran esfuerzo para incrementar su presencia en países como Estados Unidos, el tercero, con 12 millones de botellas ( 5,68%) y Japón, el cuarto, con 3,7 millones de botellas vendidas ( 17%). Dentro de Europa, destaca el importante crecimiento de Suiza, el quinto, que crece un 32,6% respecto a 2004, y Holanda, el séptimo, con 2,3 millones de botellas vendidas ( 28,77%), cifras que le han permitido desbancar a Canadá y Suecia, que ocupan el octavo y noveno lugar, respectivamente.