AMDPress.- En 2003 se vendieron más de 214 millones de botellas de cava, lo que supuso un incremento del 4,6% respecto al año anterior, según datos del Consejo Regulador del Cava. De esta cifra, el 46% (97,8 millones) se destinó al mercado interior y el 54% restante (116,8 millones) se exportó. Las ventas al exterior crecieron un 7,7% y el consumo interior aumentó un 1,2 % respecto a 2002.

En los últimos diez años, las ventas de este vino espumoso pasaron de 128 millones de botellas a 214 millones, lo que supone un aumento del 67%. Este importante crecimiento se debe principalmente a la exportación, que en este periodo ha pasado de 49 millones de botellas a 116 millones de botellas, con un crecimiento del 134%.

La UE sigue siendo el mercado exterior más importante para el cava (un 81% del total exportado). Así, los países comunitarios consumieron 94 millones de botellas en 2003, siendo Alemania el principal consumidor de cava del mundo, con 55 millones de botellas, un 1,18% más que el año anterior. El Reino Unido se sitúa en segundo lugar, con 27 millones de botellas, un 23% más que el año anterior y EEUU, fue el tercero con 11 millones de botellas, lo que supone un crecimiento del 18% respecto a 2002. Durante el año pasado, el sector del cava incrementó su presencia en países con amplio potencial de consumo como China, Argentina, Estonia y Siria. Dentro de la UE, destacó el incremento del 48,2% que registraron las ventas a Bélgica y Luxemburgo.

Además, el objetivo del Consejo Regulador, que en 2003 tenía registradas 272 empresas elaboradas, es que el consumidor no piense en este producto únicamente con motivo de una celebración, sino que lo deguste en otros momentos, especialmente en el aperitivo.