Los vinos de la Denominación de Origen Ribera del Duero han incrementado sus ventas en el año 2000 en un 24’6%, hasta alcanzar los 22,24 millones de botellas, parando así la tendencia negativa de años anteriores, producida por el alza de los precios de venta. Este aumento ha sido consecuencia, en gran parte, del cambio en la política de expansión del Consejo Regulador, que ha realiza exitosas presentaciones y numerosos actos promocionales por la Península acompañado de las bodegas de la D.O., entre otras actividades contenidas dentro de su Plan de Marketing 2000.