AMDPress.- El nuevo sistema de etiquetado y seguimiento de los alimentos transgénicos ya está en funcionamiento desde el pasado 18 de abril en todo el mercado comunitario. El nuevo reglamento obliga a las empresas de alimentos y piensos a etiquetar todos los productos que contengan más de un 0,9% de OMG (Organismos Modificados Genéticamente) y a efectuar un seguimiento en todas las fases de la cadena alimentaria. Este sistema ha sido aprobado sin que los Estados miembro se hayan puesto de acuerdo sobre el final de la “moratoria de facto” a estos productos.

Desde este momento, en la etiqueta de los transgénicos figura la indicación ‘Este producto contiene OGM’ ó ‘Está obtenido con.... OGM’. La carne, la leche y los huevos que procedan de animales que han ingerido alimentos o medicinas con OGM estarán exentos de este etiquetado. Además, durante un periodo transitorio de tres años los productos podrán contener hasta un 0,5% de organismos transgénicos no autorizados pero sobre los que existan informes favorables.

En cuanto al seguimiento en las distintas fases de la cadena alimentaria, la normativa establece que en la producción y en la venta mayorista y al consumidor las empresas deberán transmitir datos sobre los OGM al eslabón siguiente con el fin de controlar su historial.