Aral Digital.- La Ministra de Mapa, presentó, ayer 14 de marzo, el estudio “La Alimentación en España 2006”, en el que se señala que el gasto total en alimentación ascendió a 81.916 millones de euros. Esta cifra apunta a un crecimiento del 5,3% respecto al año anterior.

De los resultados, un 72,5% del gasto corresponde a los hogares, con 59.360 millones de euros ( 3,6%) y el 27,5% al sector de hostelería, restauración e instituciones, con 22.556 millones de euros. Siguiendo estos datos, las cantidades consumidas por el sector Horeca han crecido más que las consumidas por los hogares. El gasto per cápita de lo que se consume en el hogar asciende a 1.355 euros/persona/año y el consumo per cápita a 644 kgs/persona/año.

El Panel de Consumo Alimentario del año 2006, cuya iniciativa se puso en marcha en 1987, se completa actualmente con los estudios “Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria” y el “Barómetro del Clima de Confianza del Sector Agroalimentario”, basados en muestras estadísticas altamente representativas.

Uno de los datos representativos del estudio es la evolución de la población. Desde 1996, esta ha aumentado un 91,1% y la inmigración lo ha hecho en un 8,9%. Estas cifras son importantes, ya que marcan el crecimiento de los mercados. Actualmente, existen más hogares, pero con menos miembros.

La confianza del consumidor en los alimentos también ha experimentado un aumento. Un 73% de los encuestados manifiestan que tienen confianza en el consumo de los alimentos.

Los actores del consumo, industria y distribuidores, también han señalado su satisfacción en más del 50%, mientras que además el 80% prevé que sus resultados en 2007 serán iguales o mayores que en 2006.

El consumidor actual valora más la calidad que la cantidad. Por ello, Elena Espinosa, apuntó que “para dinamizar un mercado maduro pero complejo, hay que aumentar el valor añadido y prestar atención a la demanda del consumidor, quien busca hoy calidad, tiempo, conveniencia, salud y placer”.

De hecho, no existe un único consumidor. Hoy, está cada vez mejor informado, el 61% de la población lee los etiquetados. También es más sensible a las innovaciones, seis de cada diez ciudadanos les prestan atención, con lo que un 17% adquiere estos productos novedosos. Año tras año, además, se incrementa el porcentaje de consumidores que utilizan internet para comprar productos de alimentación. En 2006, el 4,4% de los españoles ha realizado alguna vez la compra de alimentos por internet, frente al 3,3% de 2005 y al 2,7% de 2004.

En cuanto al consumo, el 54% se concentra en la alimentación perecedera. Mientras, los artículos que mayor crecimiento han experimentado han sido las bebidas, sobre todo, las refrescantes, con un aumento del 4,6%.

Respecto a la elección del canal, el preferido continúa siendo el supermercado con un 45,5%. La proximidad influye en dicha selección, con un 54,8%; la calidad, con un 54%; y las ofertas con un 35,3%.