El mercado español de aperitivos alcanzó una facturación en 2012 de 1.890 millones de euros, un 4% más que durante el ejercicio anterior. Este crecimiento viene a confirmar que las ventas de esta industria han ido experimentando año tras año una evolución positiva, a pesar de la contracción de consumo. Según datos de la Asociación de Fabricantes de Aperitivos (AFAP), uno de los principales factores de este crecimiento es la permanente apuesta innovadora de las empresas del sector. “El esfuerzo de la industria por adaptarse -con nuevos productos, formatos y sabores innovadores- a las necesidades del mercado nos ha ayudado a afrontar la contracción en el consumo con buenas expectativas”, explica su presidente, Josep María Magriñá. Las empresas que trabajan en este sector en España vendieron en 2012 cerca de 285.000 toneladas de productos de aperitivo. Los datos de 2012 confirman que los frutos secos vuelven a ser la categoría que concentra una mayor cuota de mercado con un 55% de las ventas, seguida por las patatas fritas que registran un 20% de las mismas. En el resto, se sitúan diferentes categorías de aperitivos entre los que destacan los elaborados a base de cereales (palomitas de maíz, aperitivos fritos, extrusionados y pellets, etc.) y los horneados de pan. Por áreas geográficas, el mayor consumo de productos de aperitivo en 2012 se registró en la zona sur (Andalucía y Extremadura), donde se concentraron el 22,4% de las ventas de los mismos. A ésta le seguirían la zona centro-este (Comunidad Valenciana y Murcia) con un 18,9%, el área metropolitana de Madrid con un 13% y el noroeste de España (parte de Cataluña, Islas Baleares y Aragón) donde se aglutinarían el 14’2% de las ventas de productos de aperitivo.