El Pleno del Congreso de los Diputados ha dado luz verde a la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, una de las iniciativas más importantes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Magrama, para esta legislatura. Con ella se trata de mejorar el funcionamiento y la vertebración de la cadena alimentaria, de manera que aumente la eficacia y competitividad del sector agroalimentario español. Al mismo tiempo la ley reducirá el desequilibrio en las relaciones comerciales entre los diferentes operadores de la cadena de valor, en el marco de una competencia justa, lo que redundará en beneficio tanto del sector como de los consumidores.

Las reacciones de los distintos implicados en este mercado no se han hecho esperar. Así, la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (Fiab) ha mostrado su satisfacción ante la aprobación de la Ley, ya que el nuevo marco legislativo recoge las principales aspiraciones de la industria de alimentación y bebidas en el ámbito de las relaciones comerciales, abarcando los instrumentos esenciales para equilibrar la cadena alimentaria, que permitirán establecer un nuevo ámbito de creación de valor, desterrando prácticas abusivas y anticompetitivas, haciendo más transparentes las relaciones comerciales y aportándoles la seguridad jurídica que necesitan. "Nos encontramos, pues, frente a un cambio estructural que habrá de beneficiar al conjunto de la economía alimentaria, incluido al consumidor", apunta el director general de Fiab, Horacio González Alemán.

La Asociación de fabricantes de productos de marca (Promarca) también ha aplaudido la aprobación de la Ley. Según el presidente de Promarca, Ignacio Larracoechea, "es una Ley valiente que mejorará la competencia en el sector agroalimentario, básico para la recuperación de la economía española".

Por su parte, Aurelio del Pino, director general de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (Aces), valora "la postura de Aces durante el proceso del elaboración del proyecto y de tramitación de la ley ha sido siempre muy clara y transparente: había que haber explorado otro enfoque de la ley, en línea con lo que señaló en su informe la Comisión Nacional de la Competencia. No obstante, una vez cerrado el proceso disponemos de un marco definitivo que es al que tenemos que atenernos". Y continúa "desde hace muchos años, en Aces venimos expresando nuestra apuesta por un sector agroalimentario dimensionado, estructurado, rentable y estable. Entendemos que durante el trámite legislativo se ha puesto sólo el foco en la distribución comercial. Ahora, con la ley aprobada, tendrá que verse si realmente va a permitir una mejor estructuración de las relaciones y muy especialmente en el sector agrario". "En el marco de la libre y leal competencia, las cadenas de supermercados cumplirán escrupulosamente los preceptos recogidos en la ley y exigirán igual cumplimiento al resto de operadores de la cadena".

Por su parte, para las Cooperativas Agro-alimentarias de España esta Ley, demandada por todo el sector agroalimentario, supone la plasmación de la voluntad del Ministerio de Agricultura por establecer medidas que corrijan los abusos que frecuentemente se producen en las relaciones comerciales entre los operadores de la cadena alimentaria, contribuyendo a lograr una cadena alimentaria más equilibrada y transparente. Cooperativas Agro-alimentarias de España espera que esta ley, al igual que la de Integración Cooperativa, permita una revalorización de los productos agrarios, una mejor distribución del valor a lo largo de la cadena y unas mejores condiciones económicas del sector productor, con lo que se logrará una mayor eficiencia lo que va a redundar en beneficio del consumidor.