Martínez Loriente ha invertido 10 millones de euros el pasado año en la ampliación y equipamiento de su planta de Buñol (Valencia), para aumentar en 5.000 m2 la superficie de fabricación. La compañía, interproveedora cárnica de Mercadona que cuenta con plantas también en Cheste (Valencia) y Tarancón (Cuenca), reorganizará la producción en sus centros para optimizar sus procesos de fabricación y garantizar calidad y precios competitivos.

Las nuevas líneas instaladas en Buñol se utilizarán para el despiece de vacuno, el vacio y el procesado de algunos productos elaborados que hasta ahora se desarrollaban total o parcialmente en Cheste.

"Se consolida de este modo un gran área de elaboración junto a la sala de sacrificios de vacuno. La reorganización de espacios supone también un ahorro logístico en transporte y más eficiencia que repercutirá en precios más competitivos para "El Jefe" consumidor", explica Francisco Garrigues, consejero delegado de Martínez Loriente.

Inversión en I D

En los tres últimos años, la inversión de la empresa ha ascendido a 32 millones de euros destinados a potenciar la investigación y la innovación, así como a la adquisición de equipamiento industrial avanzado. Martínez Loriente invirtió 10 millones de euros en 2013 en la renovación de sus plantas y la adquisición de la totalidad de la granja Bovinos de Valencia, en Villamarchante (Valencia), que en la actualidad se destina a granja experiencial de vacuno.

En colaboración de universidades españolas y centros especializados Martínez Loriente sigue también diversas líneas de investigación sobre la terneza de la carne (su calidad y calidez) y los modelos de negocio que garanticen la sostenibilidad de la cadena agroalimentaria nacional.

En 2012, Martínez Loriente invirtió 12 millones de euros y su proyecto más destacado fue la planta piloto anexa a la fábrica de Cheste, que se destina a la investigación, innovación y al desarrollo de los nuevos productos de la compañía.