Aral Digital.- El gigante de la alimentación Nestlé ha obtenido una cifra de negocio de 49.117 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un descenso del 13,5% respecto al mismo periodo de 2010. La empresa ha atribuido estos datos al impacto negativo de la apreciación del franco suizo y de las desinversiones.

No obstante, el crecimiento orgánico de la facturación de la empresa entre enero y septiembre ha sido del 7,3%, con una contribución positiva del 4,1% del crecimiento real interno y del 3,2% por el alza de los precios.

Por regiones, las ventas de Nestlé en América han retrocedido un 8,7% en términos generales, si bien, han crecido un 5,6% de forma orgánica; mientras, en Europa han bajado un 8,5% en valores absolutos, pero se han elevado un 3,8% orgánico.

Entre las principales divisiones de la multinacional, el negocio de aguas ha facturado un 11,7% en términos absolutos, pero un 4,7% orgánicamente, mientras que el negocio de nutrición ha obtenido un 7,5% de cifra de negocio menos en valores absolutos, pero un 7,6% más orgánico.

El director ejecutivo de Nestlé, Paul Bulcke, “para el conjunto del ejercicio, a pesar de las presiones de costes de las materias primas, esperamos superar ligeramente nuestras expectativa de crecimiento orgánico a largo plazo de entre el 5% y el 6%”.