La fábrica de Nestlé en Sebares (Asturias) ha recibido una inversión cercana a los 8 millones de euros que se destinará a la instalación de una nueva línea de producción que permitirá fabricar, en el primer semestre de 2020, nuevos formatos de purés de fruta para bebés.

A día de hoy, el centro cuenta con cuatro líneas de producción de leches infantiles, por lo que ya es una fábrica de referencia en esta categoría dentro del Grupo Nestlé, y dispone, además, de una línea de tarritos. Con el objetivo de adaptarse a las nuevas tendencias de la alimentación y responder así a la actual demanda de los consumidores, la nueva línea, que sustituirá a la actual de tarritos, permitirá producir purés de fruta para niños con formatos más actuales. Sin duda, este cambio supone una oportunidad para el centro asturiano ya que garantiza su competitividad y lo sitúa en una sólida posición de cara al futuro. Los tarritos, que seguirán comercializándose en España, se producirán en otra fábrica del Grupo.

"Estamos muy satisfechos de haber conseguido este proyecto para nuestra fábrica en Sebares con el objetivo de fabricar un volumen superior al producido actualmente de tarritos y en línea con las preferencias actuales de consumo. Sin duda, esta inversión supone una clara apuesta de la Compañía por nuestro centro en Asturias", afirma el director de la fábrica de Nestlé en Sebares, Rodrigo Bernardino. Los nuevos formatos permitirán a la fábrica seguir reforzando sus exportaciones.

Considerando esta inversión, desde 2015 se habrán invertido un total de 14 millones de euros destinados a la modernización de líneas de producción, así como a mejoras en la gestión medioambiental y en los sistemas de control de calidad.
Nestlé Sebares, que a día de hoy emplea a unas 200 personas, fabricó en 2018 unas 51.000 toneladas de productos y exportó más del 60% de su producción a más de 10 países.