Nestlé ha registrado un crecimiento orgánico del 4,2%, compuesto por un 2,2% de crecimiento real interno y un 2,0% en precios. Las ventas han sido de 88.800 millones de francos suizos, con un impacto por cambio de divisas del -7,4%. Las adquisiciones y las desinversiones netas han añadido un 0,1% a las ventas. Asimismo, se ha registrado un sólido cash flow operacional de 14.300 millones de francos suizos. Para 2016, Nestlé se ha marcado como objetivo conseguir un crecimiento orgánico en línea con 2015, con mejoras en los márgenes y en los beneficios por acción en divisas constantes y en eficiencia de capital.

Paul Bulcke, consejero delegado de Nestlé, ha apuntado durante la presentación de los resultados, "en 2015 hemos conseguido un crecimiento rentable en el segmento de gama alta del sector en un entorno todavía complicado, que se sustenta en los buenos resultados de los últimos años. Nuestro crecimiento orgánico del 4,2% se ha cimentado en un mayor impulso del crecimiento real interno y en la mejora continua de los márgenes. Además, continuamos creciendo o manteniendo nuestra cuota de mercado en la mayoría de nuestras categorías y negocios. Al mismo tiempo, continuamos invirtiendo en el futuro, dando soporte a nuestras marcas y desarrollando nuestras nuevas plataformas de nutrición y salud, así como de e-commerce".

En la zona EMENA, que abarca Europa, Oriente Medio y Norte de África, las ventas han ascendido a 16.400 millones de francos suizos, con un crecimiento orgánico del 3,7% y un crecimiento real interno del 2,5%. El resultado operacional ha sido 15,7%. Este área continúa registrando buenos resultados en las categorías principales con contribuciones positivas de todas las zonas y presentando una buena evolución de las cuotas de mercado a pesar de la volatilidad económica y política.

Concretamente, se han registado resultados excepcionales en Europa Occidental gracias a la innovación y a la renovación. Por otra parte, también se ha experimentado un crecimiento sólido en Europa Central y Oriental propulsado por Rusia, Ucrania y Polonia. Asimismo, en Oriente Medio y Norte de África se registran resultados sólidos a pesar de la inestabilidad del entorno. 

La mejora del resultado operacional se ha basado en una política cuidadosa de precios y en reducciones significativas de costes. Éstas se han reinvertido en parte en actividades promocionales o de marketing para generar crecimiento futuro.