Aral Digital.- Nueva Rumasa solicitará “en los próximos días” la entrada en concurso voluntario de acreedores para dos o tres de sus compañías para evitar las acciones de ejecución que ahora mismo se están produciendo en los juzgados, tal y como ha indicado el consejero delegado del grupo, José María Ruiz-Mateos Rivero.

La situación actual de preconcurso en la que se encuentran varias de sus compañías las protege de que otros acreedores insten el concurso, pero no paraliza ninguna acción de ejecución por parte de los acreedores, ha explicado José María Ruiz-Mateos hijo. Para facilitar la venta de activos o de empresas, o la entrada de accionistas interesados, se presenta este concurso voluntario de dos o tres compañías del grupo. De este modo se evitaría que cualquier acreedor solicitara el procedimiento de reversión de las transacciones realizadas con anterioridad al concurso de acreedores.

El consejero delegado del conglomerado ha insistido en que han recibido ofertas por casi todas las compañías, el mismo día en el que el fondo de inversión estadounidense ha anunciado que Oaktree no entrará en Nueva Rumasa. En relación a la actividad de las empresas industriales, ha defendido que no están paralizadas, que algunas trabajan al 100%, otras al 80% y otras, al 20%.

Por otro lado, José María Ruiz-Mateos hijo ha anunciado además que el grupo interpondrá una querella contra el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, y la entidad que dirige por creer que no hay motivo para que “de la noche a la mañana se nos corte una línea de crédito que desde hace 15 años se estaba cumpliendo”.