AMDPress.- Nutreco, fabricante holandés que comercializa en el mercado español alimentos para animales, piensos y productos avícolas y ganaderos, registró en 2002 un beneficio neto de 68,2 millones de euros, un 25,5% menos que en el año anterior. De igual forma, la facturación se ha mantenido, alcanzando 3.809 millones de euros, un 0,7% menos que en los doce meses anteriores.

Pese a estas cifras, la empresa holandesa valora de forma positiva los resultados finales del pasado año porque se preveía que sus beneficios descendieran aún más, concretamente un 30%. Asimismo, Nutreco, que ha declarado que las ventas se han visto afectadas sobre todo por la reducción de precios, especialmente del salmón y del pollo.

Por otra parte, según la compañía, el beneficio también se ha visto considerablemente afectado por cargas a fondos de pensiones y el 6,9% de aumento del número medio de empleados durante 2002. Concretamente 13,8 millones de euros que fueron incluidos en los costes de personal, que en total ascendieron de 394,2 a 443,0 millones de euros.

En el apartado de la sección de agricultura, Nutreco incrementó un 0,5% su facturación respecto al año anterior, debido especialmente a las actividades derivadas de la venta de piensos, que por otra parte se vieron ensombrecidas por la reducción de los precios del pollo.

En España, según el responsable de esta división de agricultura, Jurgen Steinemann, el sector de los piensos obtuvo “excelentes resultados” con crecimientos en la producción orgánica. Asimismo, Steinemann aclaró que “España es uno de nuestros grandes mercados, que ofrece muchas oportunidades y posibilidades”, aunque la firma no tiene “a corto plazo” planes de inversión en ese país.

Por otro lado, Nutreco también ha destacado el resultado final de la investigación llevada a cabo por las autoridades estadounidenses y que debía determinar si era necesario añadir tasas de importe a los precios del salmón proveniente de Chile que se vendía en el mercado norteamericano. La firma resalta que aunque había reservado 6 millones de euros de su capital para poder sufragar posibles multas sobre sus precios, la investigación concluyó que no había razón para imponer tasas de importación sobre la holandesa.