Si la pesca y la acuicultura se gestionan de manera sostenible, los océanos podrían proporcionar más de seis veces más alimentos de lo que lo hacen hoy. Esto representa más de dos tercios de las necesidades futuras de proteínas en todo el mundo.

Esta es la principal conclusión de un nuevo informe, el primero de una serie de 16 documentos azules, presentado por el Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible en una conferencia de la ONU sobre la pesca sostenible celebrada en Roma.

“Esta es una muestra más de que los productos del mar son la respuesta a los desafíos ambientales y de salud pública y tiene un enorme potencial para una industria pesquera sostenible y transparente”, señala Bjorn Erik Stabell, director del Consejo de Productos del Mar de Noruega en España.

La producción de alimentos, es clave en la solución a la crisis climática. “En un mundo donde los consumidores están cada vez más preocupados por los problemas ambientales y la tendencia vegetariana se está acelerando, todos tenemos la responsabilidad de defender los pescados y mariscos como parte de la solución”, señala Stabell.

Stabell: " Todos tenemos la responsabilidad de defender los pescados y mariscos como parte de la solución"

Cada vez más, las personas quieren saber de dónde proviene la comida y también si se produce de la manera más sostenible posible. “Estamos alejándonos de que la producción responsable y transparente como algo que se valora si se tiene para adentramos en un mundo donde es necesario poder demostrarlo y hablar sobre ello”, apunta Stabell.

Solo la mitad de los encuestados en el Índice de Consumidores de Pescados y Mariscos NSC de 2019 afirmó haber consumido cantidades recomendadas de pescado y marisco. Este es el estudio anual de consumidores de productos del mar más grande del mundo, que mapea las preferencias y tendencias entre más de 25,000 encuestados de hasta 25 mercados.

“Nuestros estudios muestran que solo la mitad de los encuestados come las cantidades recomendadas de pescado y marisco y el consumo está disminuyendo en muchos mercados desarrollados. Esto es preocupante y debe ser abordado por las autoridades sanitarias, los minoristas y los productores. No solo por nuestra propia salud, sino también por la del planeta”, explica Stabell.

En España, el consumo de pescado ha descendido, especialmente entre la gente joven. Este es un reto para la industria y la salud de la población, ya que el pescado es una parte muy importante de una dieta y un estilo de vida saludables”, añade.