AMDPress.- Once bodegas cooperativas vinícolas de Cataluña, que suman una producción de 40 millones de kilos de uva, han creado Castell d'Or, con la pretensión de unificar la producción, reducir los costes y fomentar la comercialización del producto en España y en los mercados internacionales.

Castell d'Or espera cerrar el año con una producción de 592.000 botellas de cava y 489.000 de vino, lo que supondría una facturación de 3 millones de euros. El año próximo esperan cerrarlo con la producción de dos millones de botellas y facturar 5,5 millones de euros.

Las cooperativas unificadas bajo Castell d'Or son de Solivella, Bellvei, Vila-rodona, Pira, Barberà de la Conca, Sant Isidre de la Secuita, Rocafort de Queralt, l'Espluga de Francolí, Verge de les Neus de La Nou de Gaià, Vimbodí y del Camp de Vinaixa. La sede de la nueva empresa se encuentra en Vilafranca del Penedès.