AMDPress.- Las multinacionales Coca-Cola y Procter & Gamble han roto el acuerdo que alcanzaron en el mes de enero de este año para constituir una joint-venture a nivel internacional en el mercado de zumos, bebidas funcionales y aperitivos. Las compañías no han explicado los motivos de esta ruptura y se han limitado a señalar en un comunicado que “buscarán de forma independiente oportunidades para crecer en sus respectivos negocios”.

Fuentes cercanas al proyecto de joint venture, aseguran que Coca-Cola percibió que sus marcas de bebidas a base de zumo (Minute Maid) estaba creciendo más rápido que Sunny Delight y Pringles de Procter & Gamble. Además, los analistas consideran que la idea de distribuir los botes de Coca-Cola junto con los de Pringles no iba a representar la ventaja competitiva en la práctica que ambas empresas estimaron en un primer momento.

El acuerdo entre ambas empresas incluía la creación de una sociedad conjunta para comercializar más de cuarenta marcas, con un objetivo de ventas en dos años de más de 5.400 millones de euros (5.000 millones de dólares).

Coca-Cola ha rebajado su previsión de ventas para este año, tras los ataques terroristas del pasado 11 de septiembre, ante la caída de ventas en el mercado norteamericano. El gigante de bebidas refrescantes espera aumentar en 2001 su volumen de ventas entre un 4 ó 5%., uno o dos puntos por debajo de lo previsto el pasado mes de abril.