La empresa de panadería y bollería Panrico, que acaba de culminar su reestructuración societaria con la integración de las empresas Donut, ha vendido el 30% de su capital a La Caixa por 126,21 millones de euros (21.000 millones de pesetas), lo que supone valorar el 100% de la compañía en 420,7 millones de euros (70.000 millones de pesetas).

La entidad financiera, que ha adquirido la mayoría de las acciones a la familia Costafreda, que hasta la fecha disponía del 80% del capital, y algunos accionistas minoritarios, se convierte en el segundo mayor accionista, lo que le otorgará más de un representante en el consejo de administración.

Para Panrico, la Caja de Ahorros catalana aportará la experiencia necesaria para llevar a cabo su consolidación como grupo y culminar con éxito la proyectada salida a bolsa, uno de los objetivos prioritarios de la compañía desde que inició su proceso de reestructuración en marzo de 1999. En dicha fecha, Albert Costafreda, presidente de la compañía, compró el 50% del capital del grupo que estaba en manos de la multinacional británica Allied Domecq, y posteriormente inició un proceso de fusión de Panrico con el grupo de empresas Donut en una sola compañía, con el objetivo de alcanzar el tamaño adecuado para sacar a bolsa la sociedad a medio plazo.