AMDPress.- El Grupo Gallo cerrará a finales del presente año su fábrica de Ferrol (La Coruña), en la que se elaboraron un total de 8.486.082 kilos de pasta en 2002, alcanzando una facturación bruta de 7.451.106 euros.

Según la empresa, esta decisión se inscribe dentro de la estrategia de centralización de la producción, con el objetivo de reducir los costes derivados del transporte de materias primas y la distribución del producto elaborado.

El cese de la actividad de esta planta afecta a 17 trabajadores, con los que Gallo está negociando su posible recolocación en la fábrica de Granollers (Barcelona). El Grupo Gallo posee, además de la de Ferrol, factorías en Barcelona (Granollers y Esparreguera), Córdoba (El Carpio) , y Badajoz (Puebla de la Calzada).

El fabricante de pastas alimenticias, harina, platos preparados y salsas frías registró una facturación de 205,78 millones de euros en 2002, un 15,21% más que en el ejercicio anterior. Además, la compañía invirtió 23,22 millones de euros, un 50% más que el ejercicio anterior, de los que cinco millones se destinaron a la construcción de la nueva planta de pasta fresca y productos refrigerados en Granollers, cuya finalización está prevista para el primer trimestre de 2004.