PepsiCo anuncia su apuesta por Burgos con una inversión de 16,7 millones de euros para un nuevo centro logístico que dará alas a su planta de snacks ubicada en la misma localidad.

La nueva infraestructura permitirá una mejora tanto en la capacidad de producción como de exportación, gracias al nuevo sistema de almacenamiento automatizado así como una logística optimizada que revertirá en un mejor servicio al cliente. Desde la empresa se indica que "esta operación se enmarca dentro de la nueva visión de la compañía de ser líderes en alimentación de conveniencia y bebidas siendo más rápidos, más fuertes y mejores y confirma el compromiso de PepsiCo de seguir creciendo en el mercado español".

El nuevo centro permitirá una operación logística más ágil 

El nuevo centro dispondrá de 4.600 metros cuadrados de superficie, los mismos que el centro actual, pero con la novedad de contar con una construcción vertical que alcanzará los 42 metros de alturaLas obras empezarán a principios del próximo año y con previsión de que finalicen durante la primavera de 2021. Durante este período la compañía empleará a cerca de 200 personas.

Asimismo, este nuevo centro logístico permitirá a la planta de snacks en Burgos incrementar las exportaciones a otros mercados de PepsiCo. En la actualidad, ya exporta el 18% de su producción a países como  Francia, Italia, Portugal, Grecia, Chipre, Bélgica y Holanda.

PepsiCo inició su actividad en Burgos en 1971 con la adquisición de Matutano y su centro de producción en Burgos, siendo ésta la primera planta que la multinacional adquirió en Europa. En la actualidad entre el personal de planta, oficinas y su centro de distribución cuenta con un equipo de más de 700 personas.