AMDPress.- El grupo gallego Pescanova, con sede en el municipio pontevedrés de Chapela, se ha hecho con el control de su principal competidor en el sector de los langostinos, la empresa burgalesa Ultracongelados Antártida. La compañía adquirida, donde el empresario Eusebio Cuevas Redondo poseía la mayoría del capital, tiene una facturación anual de unos 70 millones de euros (67,8 millones en su último ejercicio conocido, cerrado en junio de 2001) y comercializa unas 7.000 toneladas anuales de langostinos y gambas, con las marcas Antártida, Langodor, Lanvara y Vanamei. Tiene una plantilla de 115 trabajadores y cuenta, además, con el mayor cocedero de crustáceos de España.

Pescanova realiza esta compra, tras la de Pescafina y Pesquera Vasco Gallega, con el propósito de que la burgalesa elabore y comercialice parte del langostino cubano que Pescanova recibe a través de la firma Caribex. Las adquisiciones realizadas por Pescanova han permitido al primer grupo pesquero del país incrementar su volumen de negocio desde los 457 millones de euros de 1999 a los 811,6 millones alcanzados en el último ejercicio. Con una plantilla compuesta por unos 3.400 empleados, el grupo gallego tiene en España una cuota en el mercado de pescado preparado que supera el 60%. De su producción, canaliza aproximadamente el 52% a nuestro país, un 34% a los países de la U.E. y un 12% a otros mercados.

Su presidente, Manuel Fernández de Sousa inscribe esta operación en la estrategia del grupo de “consolidar posiciones en todos los productos pesqueros”, por lo que no descarta la posibilidad de realizar nuevas adquisiciones.