El confinamiento, el teletrabajo, la conciliación y reducción de la actividad laboral se han convertido en el denominador común de muchos españoles en los últimos meses. De hecho, todos estos cambios, han generado altos niveles de estrés en buena parte de la población.

En este contexto, tal como recuerdan desde Pipas Usa, el consumo de pipas de girasol puede ayudar a reducir el estrés. Y es que las pipas de girasol contienen minerales que favorecen la reducción del estrés oxidativo, ya que uno de sus nutrientes es el magnesio que actúa relajando los músculos y los nervios. Además, su alto contenido en fibra ayuda a regular los ritmos digestivos que muchas veces se ven alterados al sentirse estresado.

Las pipas de girasol también son una fuente potasio, que ayuda a mejorar el rendimiento y a evitar posibles lesiones, y son ricas en selenio, que contribuye al buen mantenimiento de las articulaciones, convirtiéndolas en un gran aliado para estos días en los que se empieza a retomar un estilo de vida más activo.

Además, su alto contenido en Vitamina E favorece el estímulo del sistema inmunológico, lo que contribuye a estar más protegidos contra infecciones, virus y bacterias, y contienen “grasas buenas” que previenen enfermedades cardiovasculares. También ayudan al buen funcionamiento del organismo, lo que las hace una buena opción para consumir como snack para picar entre horas, o como añadido en las recetas.