AMDPress.- Queserías Ibéricas, fabricante y comercializadora de marcas como El Cigarral, Gran Capitán, La vaca que ríe, Babybel, Kiri y Alcázar, entre otras, ha anunciado la puesta en marcha de un plan de viabilidad, que incluye un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) basado en el traslado de su centro de producción de Toledo y de recogida de leche de Talavera de la Reina (Toledo) a la fábrica que la compañía posee en Fuenlabrada (Madrid). Esta operación supondrá el despido de 90 de los más 300 trabajadores que componen su plantilla.

Según la compañía, esta concentración de la producción es “la solución más lógica y eficaz” para la sostenibilidad de la empresa, cuya competitividad ha disminuido en los últimos años “por los cambios en el mercado y los costes productivos altos”. En concreto, según fuentes sindicales, Queserías Ibéricas registró unas pérdidas de 6,8 millones de euros durante el último ejercicio, aunque estas mismas fuentes han señalado que estos resultados ya incluían una provisión de 2,5 millones para el desarrollo del plan de viabilidad.

Queserías Ibéricas es propiedad al 100% del grupo francés Formageries Bel y cuenta, además de las instalaciones mencionadas, con una factoría en Ulzama (Navarra) y centros de recogida en Benavente (Zamora) y San Pedro del Arroyo (Ávila).