La construcción de una industria segura, saludable y sostenible, como establece el Marco Estratégico para la Industria de Alimentación y Bebidas, es prioritaria para impulsar el desarrollo sostenible, avanzar hacia una mayor eficiencia y alinearse con la preocupación de la sociedad por el entorno en el que las empresas desarrollan su actividad. Con la intención de debatir sobre estos aspectos, la Federación Española de Industrias de la  Alimentación y Bebidas (Fiab) ha organizado hasta el 13 de junio el congreso Alimentamos un futuro sostenible: Retos ambientales de la Industria Alimentaria a 2020, en el marco del Envifood Meeting Point, primer punto de encuentro entre empresas de soluciones medioambientales y compañías del sector de la alimentación.  

El congreso fue inaugurado por el Secretario General de Agricultura y Alimentación del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Carlos Cabanas, quien señaló que "la incorporación del reto medioambiental dentro de los objetivos de la industria alimentaria demuestra su compromiso de cara al futuro con esta necesidad" que ya el "54% de los consumidores atiende como uno de los atributos que hay que tener en cuenta a la hora de realizar su compra".

Pedro Astals, presidente de Fiab, por su parte, destacó como "el medio ambiente ha dejado de ser una moda para convertirse en una de las claves de la competitividad del sector" y que "el equilibrio entre industria y medio ambiente sa ha convertido en un aspecto  esencial".

El director general de Fiab, Horacio González Alemán, se centró durante su intervención en exponer los desafíos de la industria en esta materia señalando que "sólo es posible avanzar en los objetivos marcados si todos en la cadena alimentaria tenemos una visión comprometida con el medio ambiente y trabajamos conjuntamente".  

Los 5 retos

El primero de los retos es "Alimentar a una población creciente en un entorno de escasez de recursos". Todas las previsiones apuntan que para el año 2030 será necesario aumentar en un 50% el suministro de alimentos para satisfacer las demandas de la creciente población mundial. Si el modelo actual de producción continúa, este incremento provocará una presión cada vez mayor sobre los ya escasos recursos naturales disponibles. 

Para avanzar en la sostenibilidad de los alimentos la industria se propone, entre otras medidas: contribuir al desarrollo de un abastecimiento sostenible de materias primas; reducir el desperdicio de alimentos; colaborar con asociaciones de consumidores e instituciones o sectores interesados en la promoción de la sostenibilidad medioambiental y promover el cálculo de la huella ambiental de los productos.  

El segundo reto es "Gestionar el agua de forma más sostenible". Aunque el sector ha conseguido reducir su consumo anual en un 33% de 2006 a 2010, la industria quiere continuar disminuyéndolo mediante la optimización de los procesos y su reutilización sin afectar la calidad y seguridad de los productos, así como mejorar la calidad de los vertidos finales.

"Mantener la competitividad industrial en un entorno de incertidumbre jurídica y dependencia energética" es el tercer reto. España se caracteriza por tener una estructura de consumo energético con una dependencia muy elevada. Además, en el ámbito nacional hay una gran incertidumbre en cuanto al marco regulatorio de estas actividades. La industria se marca como objetivo mejorar la eficiencia de los procesos de producción y envasado y el uso de fuentes de energía más limpias y eficientes.  

Otro de los objetivos que la industria plantea es la "Mejora de la eficiencia de procesos y mitigación del cambio climático". Para ello quiere impulsar la colaboración con los proveedores para optimizar el transporte y la distribución de materias primas y productos y reducir, de este modo, las emisiones de gases de efecto invernadero.  

El último reto consiste en "Minimizar el impacto ambiental de los envases". En España se reciclan 7 de cada 10 envases puestos en el mercado. La idea es promover la innovación en envases más sostenibles; evitar los residuos; trabajar en el diseño y el ciclo de vida del envase y promover la mejora de los procedimientos de elaboración y presentación de informes en los Estados Miembros.  

Ejemplos de sostenibilidad medioambiental  

En el marco del congreso, se han divulgado algunos ejemplos de compromiso con el medio ambiente de la industria alimentaria. Así el Responsable de Sostenibilidad y Medio Ambiente de Nestlé en la Región Ibérica, Jordi Aymerich, destacó el interés de su compañía por la gestión del agua y expuso el caso de su planta en La Penilla (Cantabria) donde, en apenas un año, han logrado reducir el uso de agua por tonelada de producto en más del 60%, pasando de 72 metros cúbicos de agua por tonelada de producto elaborado a 28,5.  

Por su parte, la directora de Comunicación de Unilever España, Ana Palencia, presentó la Guía Unilever desperdicios alimentarios, con más de 50 consejos prácticos para elaborar recetas más responsables en este ámbito.

El director de Relaciones Institucionales, Asuntos Regulatorios y Medio Ambiente de Calidad Pascual, Óscar Hernández, mientras tanto, mostró los puntos principales del Plan de Gestión de impacto ambiental de la compañía, que tiene como objetivos la reducción del 20% en emisiones de CO2 derivadas de la movilidad, en el consumo energético, en el consumo de agua y en el peso de los envases.  

En el ámbito sectorial, la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (Aneabe), presentó el Compromiso Voluntario firmado con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente: "2015, Naturalmente", por el que el sector se compromete a lograr objetivos mensurables en envasado, ahorro energético, ahorro de agua industrial y protección del entorno.

Por último, el presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Asociación de Bebidas Refrescantes y Refrescos (Anfabra), Joao Mário Nobre da Costa, incidió en la reducción del ratio de consumo de agua del sector en un 8% en los últimos dos años y del consumo energético total en un 10% en los últimos tres.

Todos los aspectos mencionados inciden en la ejecución del Marco Estratégico para la Industria de la Alimentación y Bebidas que Fiab presentó el pasado mes de marzo con el objetivo de mejorar la productividad, competitividad, sostenibilidad y eficacia del sector. El reto es generar alrededor de 60.000 nuevos puestos de trabajo en los próximos seis años y alcanzar un crecimiento sostenible en ventas netas de un 4% anual, hasta llegar a los 115.000 millones de euros.

El encuentro Envifood Meeting Point, en el que también ha participado ARAL como expositor, cuenta con Ainia Centro Tecnológico como patrocinador oro, y Aqualogy, Cofely, Ecoembes, Gas Natural, Siemens, Unilever, Nestlé y Calidad Pascual como patrocinadores plata.