El Gobierno ruso, anunció, el pasado lunes 26 de marzo, la decisión dede cerrar sus fronteras a todo tipo de animales y productos cárnicos de la Unión Europea, de la Europa del este y de los países bálticos por temor a la entrada de la fiebre aftosa.