AMDPress.- La búsqueda de la comodidad, la preocupación por la salud, derivada del envejecimiento de la población y del aumento de la obesidad entre la población, y la consolidación de una oferta diferenciada para los consumidores infantiles y adolescentes, son algunas de las claves que están marcando la evolución de las tendencias de consumo en el mercado estadounidense y por extensión de todo el mundo.

Estas son algunas de las conclusiones que se expusieron en el I Congreso Mundial sobre la Industria de Gran Consumo, organizado por IRI en San Diego (EEUU) en el mes de febrero, y que la consultora presentó ayer en nuestro país en el estudio “Cómo reinventar el mercado del gran consumo”.

Durante el congreso se insistió en la importancia de la innovación y la respuesta a las nuevas necesidades de los consumidores como motores para incrementar las ventas, aunque sea adoptando modelos que la competencia acaba de inaugurar.

En el mercado alimentario estos cambios se traducen en el incremento de los formatos cómodos (fáciles de transportar, sencillos de preparar, etc.) y sobre todo, en el campo de la salud, con un gusto creciente por los alimentos nutricionales (aportan un plus de propiedades beneficiosas) y por los productos bajos en grasas, si bien el consumidor es reticente a renunciar al sabor.

Las conclusiones de IRI también señalan la influencia que la fuerte presencia de la marca de distribuidor tiene a la hora de posicionar una marca, que se puede encarar por ejemplo con una estrategia de producto premium, o los cambios en el consumo de medios de comunicación tradicionales, lo que impone a su vez modificaciones de los modelos publicitarios.