AMDPress.- La Consejería de Sanidad de la Generalitat Valenciana ha retirado, en un establecimiento de Castellón, de salchichón, mortadela y embutido de pavo de la marca Shashia con fecha de caducidad anterior al 12 de marzo de 2004, según informa la prensa diaria.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria notificó a la Generalitat una alerta sanitaria por detectarse toxina botulínica en dichos productos.

Por otra parte, el Ministerio de Sanidad y Consumo ha ordenado la retirada del mercado de 45 cajas de productos cárnicos que iban destinadas a dos carnicerías de Alemería capital. La causa de la paralización de los productos, fabricados por una compañía francesa, ha sido un alerta porque se detectó toxina botulínica en un análisis que realizó el distribuidor en Francia.