La demanda presentada la semana pasada por la filial española de Schweppes contra Coca-Cola por prácticas contra la libre competencia en el segmento de tónicas ha sido admitida a trámite por el Servicio de Defensa de la Competencia. El principal argumento de la denuncia, que acusa a la multinacional de tratar de ganar cuota de mercado mediante una política ilegal que cierra el mercado a sus rivales, no es nuevo pues es muy parecido al expuesto por La Casera y Pepsi el año pasado.

Esta noticia surge en un momento en el que el segmento de tónicas está viviendo una situación singular por el alza de la nueva referencia de Coca-Cola, Nordic Mist. Esta nueva referencia está obteniendo mejores resultados que Finley, anterior marca de la multinacional en proceso de retirada del mercado, y está arrebatando participación en el mercado a Schweppes.