Las asociaciones de productores de fruta de hueso integradas en Fepex han alertado de la falta de mano de obra temporal para las tareas de aclareo y recolección, que comienza en breve, y han trasladado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación propuestas para resolver este grave problema, consecuencia de la crisis del Covid-19. Paralelamente, la Comisión Europea publicó, unas directrices en las considera a los trabajadores temporales agrarios “trabajadores críticos”, que “ejercen ocupaciones críticas en la lucha contra la pandemia del coronavirus” y pide a los Estados miembros que faciliten su circulación.

Las asociaciones de productores y exportadores de fruta de hueso integradas en Fepex: Afrucat, Aruex, Apoexpa, Asociafruit, Aeamde, Apeph, Fedefruta y Excofrut explican que el sector frutícola es un sector intensivo en mano de obra tanto en el campo como en las centrales. En las próximas semanas comienzan trabajos de “aclareo” y de “recolección” de diversas especies frutícolas en todas las zonas de producción de Andalucía, Murcia, Extremadura, Aragón y Cataluña y no hay perspectivas de mano de obra suficiente por el cierre de las fronteras y la ausencia de trabajadores inmigrantes que trabajan en la recolección. Por ello plantean al Ministerio de Agricultura medidas para resolver este problema, entre las que se encuentra facilitar el tránsito de personal para trabajar entre las diferentes zonas en España.

Paralelamente, la Comisión Europea publicó, una Comunicación con directrices prácticas para garantizar la libre circulación de los trabajadores considerados “críticos”, es decir que desarrollan tareas esenciales en esta crisis del Covid-19, entre los que incluye a los trabajadores temporales agrarios.  En la Comunicación titulada “Directrices relativas al ejercicio de la libre circulación de trabajadores durante el brote de Covid-19”, la Comisión pide a los Estados miembros que,  en lo que se refiere a los trabajadores de temporada, en particular en el sector agrícola, intercambien información sobre sus diferentes necesidades a nivel técnico y que establezcan procedimientos específicos para garantizar a estos trabajadores un paso fluido, a fin de responder a la escasez de mano de obra derivada de la crisis.

La Comisión explica que, en determinadas circunstancias, los trabajadores de temporada de la agricultura desempeñan funciones críticas en la cosecha, la siembra y el cuidado del cultivo. En estas situaciones, los Estados miembros deben tratar a esos trabajadores como trabajadores críticos y comunicar a los empleadores la necesidad de garantizar una protección adecuada de la salud y la seguridad.

Las directrices publicadas, por la Comisión Europea, incluyen un listado de ocupaciones críticas cuyos trabajadores es esencial que puedan seguir circulando libremente en la UE. La lista que figura en estas directrices no es exhaustiva, pero junto a quienes trabajan en los sectores de la salud y la alimentación, incluye también otros trabajos de gran importancia para mantener la actividad productiva como los trabajadores del sector de transporte, entre otros servicios esenciales.