Sigma en Europa lanza Innovative Snacks Challenge en colaboración con Eatable Adventures para encontrar las start-ups más disruptivas con productos pioneros en el ámbito del snack que den respuesta a los nuevos gustos y necesidades de los consumidores.

Se buscan iniciativas pioneras en el ámbito del snack

 

Sigma en Europa, a través sus marcas locales en España, Campofrío, Navidul, Oscar Mayer y Revilla, busca mejorar la vida de las personas impulsando la adopción de estilos de vida saludables, que conectan de forma importante con las nuevas necesidades de los consumidores, en especial, con las generaciones más jóvenes. La iniciativa busca productos que creen un impacto significativo en el mercado de los snacks y, para ello, retan a las start-ups a redefinirlo.

En este sentido, el concurso animará a las start-ups a presentar soluciones que satisfagan las demandas de snacks en las siguientes áreas: nutrición y salud, confianza y sostenibilidad y placer indulgente.

En palabras de José Vilches, director de Innovación de Campofrío, “el concurso nos beneficiará a las dos partes, tanto a la compañía como a las start-ups. La colaboración servirá para propagar poco a poco la innovación en la empresa para que pueda encabezar el proyecto de cambio y ser un factor de crecimiento en Sigma”.

Esta iniciativa está dirigida a jóvenes compañías que hayan completado al menos una ronda de inversión y ya tengan productos en fase comercial con un fuerte potencial de crecimiento en el corto plazo.

La fase final tendrá lugar el 3 de octubre y la start-up ganadora recibirá un premio de 10.000 euros

 

La fase final del concurso se celebrará en Madrid el día 3 de octubre y en ella las start-ups finalistas tendrán que defender su propuesta ante el Comité Ejecutivo de Sigma compuesto por el consejo directivo de la organización. El nivel de innovación, el talento del equipo, así como el atractivo para el consumidor y el potencial de crecimiento serán algunos de los criterios utilizados para la selección de start-ups en la última ronda.

La start-up ganadora recibirá un premio de 10.000 euros y además tendrá la oportunidad de llegar a potenciales acuerdos de comercialización y distribución o, incluso, de conseguir inversión por parte de la compañía. Las start-ups interesadas tienen hasta el 15 de agosto para presentarse al concurso. Lo deben hacer en la página web.