Aral Digital.- El 60% de los internautas españoles afirman entender la mayor parte de la información nutricional que aparece en las etiquetas de los alimentos envasados, porcentaje que se sitúa bastante por encima de la media europea, 44%, aunque por debajo del 70% de los vecinos de Portugal. Si bien un 37% de los españoles declara entenderlas sólo en parte, y el 3% reconoce no entenderlas del todo. Estos datos se recogen en una encuesta elaborada por The Nielsen Company sobre el Etiquetado de Alimentos y Nutrición llevada a cabo por internet en 51 países.

Sin embargo, sólo un 22% de los españoles confirma leer siempre la información nutricional de las etiquetas, un porcentaje que aumenta hasta el 37% cuando adquieren el producto por primera vez. Los porcentajes de los que deciden leer las etiquetas son incluso más bajos cuando están a dieta o quieren perder peso (un 16%) o cuando compran productos para sus hijos (11%), pero se elevan al 33% “cuando compran ciertos tipos de alimentos”. Y todavía existe un 8% de los españoles que reconoce que nunca lee las etiquetas nutricionales.

Pero hay una evolución. El 61% de los consumidores españoles consultados afirma que lee más la información nutricional de las etiquetas que hace dos años, mientras el 24% sigue haciendo lo mismo, cifras similares a las medias europeas.

Respecto a lo que más preocupa a los españoles sobre la composición de los alimentos, el 67% de los internautas señala que sabe la diferencia entre grasas saturadas e insaturadas. Cuando miran las etiquetas, los españoles consultan sobre todo el contenido de grasas (56%), calorías (52%), conservantes (43%), aditivos (42%), azúcar (42%), carbohidratos (38%), fibra (36%), colorantes (35%), si contienen grasas trans (33%), las proteínas (33%), sal o sodio (25%), y gluten (17%). En todos los casos los porcentajes se sitúan por encima de las medias europeas. Los españoles se muestran, así, entre los más concienciados por conocer la composición de los alimentos envasados que compran.

Estas cifras son similares a las del resto del mundo. Según el estudio de Nielsen, dos de cada tres (66%) internautas afirman prestar más atención a las etiquetas que hace dos años, pero sólo menos de la mitad de los consumidores (45%) declara entender la “mayor parte” de lo que leen.

A nivel global, los estadounidenses aseguran entender “la mayor parte” de las etiquetas nutricionales (67%), encabezando la carrera.

Para muchos de ellos, examinar las etiquetas parece haberse convertido en algo rutinario, y para los fabricantes las etiquetas son una gran herramienta de marketing. Según el estudio LabelTrends de Nielsen en EE.UU., los productos con etiquetas que anuncian alimentos “sin grasa” tienen un valor actual de alrededor de 31.385 millones de euros, y crecieron un 12% en el último año. Y los productos que informan no tener grasas trans, las más perjudiciales, han aumentado en un 30% durante el pasado año pasado (abril 07-abril 08) y alcanzan ya un valor de más de 8.125 millones de euros.

La encuesta de Nielsen destaca que cerca de la mitad (43%) de los consumidores estadounidenses asegura que “siempre” consulta el contenido en grasas trans en el envasado de alimentos.

También la región Asia-Pacífico se ha puesto al día en los últimos tres años en la tendencia mundial de atender al etiquetado nutricional. En esta zona, el 68% de los consumidores afirma prestar más atención a la información nutricional de los envases que hace dos años.