AMDPress.- La Universidad de Ingeniería Agrónoma alemana de Bonn ha presentado un sistema para que el consumidor pueda detectar, mirando el envase de la carne, su grado de frescura. La etiqueta contiene un colorante especial que aparece como un punto azul cuando el alimento se encuentra en perfectas condiciones, según informa el boletín de noticias exteriores del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

El colorante empieza a desteñirse cuando la temperatura de la carne sobrepasa un cierto límite. Además, el indicador sirve para controlar de forma ininterrumpida la cadena de frío de la mercancía. Las pruebas realizadas para la implantación del sistema demostraron que la decoloración de la etiqueta coincidía temporalmente con el deterioro microbiológico, enzimático y sensorial de la carne.