Aral Digital.- Unilever ha decidido etiquetar el total de grasas trans que contienen sus margarinas ante la importancia que, para el consumidor, ha tomado este tema y ante la necesidad de mostrar que, como ya se anunció en enero, las margarinas de Unilever contienen menos del 0,5% de grasas trans.

En palabras de Ana Palencia, directora de Comunicación de Unilever: “Este ha sido un año en el que los consumidores han recibido mucha información sobre las grasas trans y, aunque la ley no obliga a hacerlo, Unilever quiere que sus consumidores tengan toda la información que demandan sobre los productos que consumen”.

Unilever insiste en recordar que en los 90 optimizó el proceso de fabricación de sus margarinas Flora, Artúa, Tulipán y Ligeresa, logrando con ello minimizar la presencia de ácidos grasos trans (menos del 0,5%). De este modo y en línea con su compromiso con la salud, las margarinas que fabrica son un alimento que encaja perfectamente en el marco de una alimentación variada y equilibrada.

La margarina es un aliado en la prevención de enfermedades cardiovasculares dado su alto contenido en ácidos grasos insaturados beneficiosos especialmente cuando sustituyen el consumo de mantequilla y productos ricos en grasas saturadas. Las grasas insaturadas reducen los niveles de colesterol LDL, y aportan vitaminas A, D y E.