La multinacional angloholandesa Unilever, uno de los principales operadores a nivel mundial de productos de gran consumo, tanto de alimentación como de cuidado personal y del hogar, ha anunciado su salida del sector del aceite español con la venta de su filial Aceites La Masía a la empresa familiar andaluza Migasa. Una operación, que según Unilever, responde a la estrategia mundial que mantiene, como parte de un plan a cinco años, que fue anunciado y puesto en marcha en febrero de 2000, “para concentrar los esfuerzos de la compañía exclusivamente en marcas líderes a nivel mundial”.

Aceites La Masía, presente en el sector de aceites de oliva y de semillas, se encuentra entre los cinco primeros operadores del mercado con una cuota del 6%. La firma, parte del grupo Unilever desde 1990, con dos centros de producción, uno en Gandía (Valencia) y otro en Jaén, y una plantilla de 63 trabajadores, obtuvo una facturación en el pasado ejercicio de 108 millones de euros (18.000 millones de pesetas) y unas pérdidas de 3,6 millones de euros (600 millones de pesetas). Sus principales marcas se encuentran las de aceite de oliva “La Masía Sumum”, “La Masía Extra Virgen”, “Arbequino” y “Lindoliva”.