AMDPress.- Unilever ha llegado a un acuerdo para vender a la firma de capital riesgo Permira Funds la mayor parte de su división de congelados en Europa. Concretamente, la operación incluye las marcas Iglo y Bird Eye en ocho países europeos: Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Irlanda, Holanda, Portugal y Reino Unido, por un importe de 1.725 millones de euros.

La operación se completará a finales de este año, una vez haya sido aprobada por las autoridades de la competencia. El grupo angloholandés Unilever anunció en febrero su intención de desprenderse de su negocio de alimentos congelados para centrarse en la búsqueda de empresas en las áreas de salud e higiene personal, además de compañías en mercados emergentes, como China, India o Vietnam.

Unilever conservará las marcas de congelados Findus, en Italia, y Bertolli/Knorr, en Norteamérica. Tampoco será vendida la división de helados, donde se incluye Frigo. En el mercado español, por su parte, la operación no tendrá ninguna incidencia, ya que hace dos meses Unilever completó su proceso de desinversión en congelados en España, con la venta de su filial de pescado congelado al grupo francés Bonduelle, con el que previamente ya había acordado el traspaso de Frudesa.