ARAL Digital.- Las tendencias de consumo de los productos ecológicos se mantienen al alza, como ha confirmado recientemente el estudio “Caracterización del sector de la producción ecológica española” del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Según los datos oficiales, el gasto en alimentación y bebidas ecológicas en España ha crecido hasta los 965 millones de euros en 2011. De esta cantidad, el 40% corresponde a frutas y hortalizas. Por ello, Val Venosta, consciente del potencial del consumidor español dentro del mercado de productos biológicos, va a potenciar su presencia en este nicho este año. Todo ello, a pesar de que el descenso del 22% que ha experimentado su cosecha, también ha afectado a su línea de productos orgánicos.

En 2012, Val Venosta ha recolectado 15.327 toneladas de manzanas orgánicas, un 23% menos que en 2011. Sin embargo, la calidad de la cosecha obtenida es buena y el consorcio confía en disponer de suficiente producción para atender a los clientes de sus principales mercados en los que, bajo el nombre de “Bio Val Venosta”, comercializa más de 10 variedades de manzanas orgánicas entre las que destacan a Golden Delicious (con casi el 50% de la producción), la Gala y la Pinova. Comparado con otros países europeos, España todavía está creciendo en esta tendencia de consumo ampliamente asentada en consumidores como los suizos, que destinan 153 euros per cápita los productos ecológicos mientras que los españoles han destinado el pasado año 20,5 euros per cápita. Sin embargo, este presupuesto es un 5,67% mayor respecto al de 2009 y confirma una línea de crecimiento constante desde hace una década y que, previsiblemente, se mantendrá en los próximos años.

VI.P. trabaja desde hace años el segmento de las frutas ecológicas en España y ha logrado que Val Venosta se sitúe entre las principales marcas más reconocidas por el consumidor español gracias a su calidad. Los 132 bioagricultores dentro de la cooperativa cumplen el Reglamento 834/2007 de la UE que regula la producción ecológica. Pero, además, todos son miembros de asociaciones alemanas Bioland y/o Demeter, que regulan el cultivo ecológico con directrices más estrictas que el reglamento citado. La producción de manzanas Bio Val Venosta se encuentra sometida a controles exhaustivos y a un riguroso sistema de trazabilidad. Parte del consorcio son socios de “Bio mit Gesicht” (Bio con rostro), por lo que cada embalaje puede ser marcado a demanda con un código que el consumidor podrá utilizar en Internet para averiguar toda la información sobre la manzana, el agricultor y su explotación (www.bio-mit-gesicht.com ).